Vida de Perros » Post 'Las Pulgas y los Perros'

Las Pulgas y los Perros

Casi todos los propietarios de perro han pasado por esta aventura: al estar acariciando o rascando a la mascota, se percibe un movimiento en su pelaje. Al revisarlo con cuidado se detectan unos pequeños insectos de color café oscuro que corren por entre el pelaje del perro. ¡Pulgas!

 

Un perro rascándose ¡podría tener pulgas!

Sorpresivo o no, el encontrar pulgas en nuestro perro siempre es desagradable. Además, como cualquier parásito, las pulgas conllevan efectos dañinos para un perro, como la comezón constante, posible irritación de la piel y caída de pelo, infecciones en la piel, transmisión de parásitos estomacales e intestinales de los que las pulgas son portadoras, e incluso anemia por la pérdida de sangre en infestaciones severas.

Hay que recordar que las pulgas son “contagiosas”, esto es, es muy fácil que se transmitan de un perro a otro, o incluso a una persona. Si se tienen varios perros, y uno de ellos tiene pulgas, es probable que los demás también las contraigan tarde o temprano.

Particularmente cuando se trata de un perro adoptado, que puede haber pasado tiempo en la calle o cerca de otros perros en condiciones con poca higiene, es muy importante asegurarse de que el perro está libre de pulgas. Si se sospecha que el animal tiene pulgas, se puede revisar su pelaje en busca de estos insectos, o también verificar que no exhiba los síntomas típicos, que son comezón, por la cual el perro se rasca o se muerde en áreas como la cabeza, el cuello y la base del rabo, posible inflamación y enrojecimiento de la piel, e incluso caída del cabello y aparición de llagas, que suceden en perros que son sensibles o alérgicos a la saliva de la pulga.

En el caso de perros adoptados o rescatados, acostumbramos administrarles algún producto antipulgas lo antes posible, para evitar sorpresas desagradables, pues en nuestra experiencia es muy frecuente que estén infestados de pulgas.

El ciclo de vida de la pulga

Para controlar una infestación de pulgas, es útil conocer su ciclo reproductivo, para así entender por qué son tan difíciles de erradicar, como puede comprobar cualquiera que haya sufrido una invasión de estos insectos.

Huevecillos de pulga

El ciclo comienza cuando una pulga hembra encuentra un anfitrión (el perro) y se alimenta de su sangre, con lo cual empieza su ciclo reproductivo. La pulga pone hasta 50 huevecillos diariamente. Estos huevos normalmente no se quedan en el perro, sino que caen y se acumulan en los muebles, alfombras, la tierra, etc.

Los huevos toman desde unos pocos días hasta algunas semanas en eclosionar, naciendo así una larva, que se alimenta de materia orgánica que encuentra en el suelo, asi como de excremento de otras pulgas. Por ejemplo, si el perro infestado duerme siempre en el mismo lugar, las pulgas que acarrea sueltan su excremento, con lo que las larvas que nacen en ese lugar se alimentan. La larva tarda entre 5 y 20 días en generar un capullo, y luego de pasar algunos días en etapa de pupa, emerge como adulto, lista para continuar el ciclo.

Aquí vemos la dificultad de combatir a las pulgas una vez que se ha iniciado el ciclo. Ya que los tiempos de eclosión de los huevos y de los capullos varían (la pupa puede pasar hasta un año en el capullo antes de salir como pulga adulta) y se trata de insectos muy pequeños y difíciles de distinguir, es complicado deshacerse de todos los elementos que pueden hacer que el ciclo continúe.

Eliminación y prevención

Claro que lo primero que se debe hacer es eliminar a las pulgas adultas, en caso de que se haya detectado que el perro está infestado. Para esto existen varios remedios de eficacia variable. Pero aún cuando se elimine hasta la última pulga viva del perro, siempre queda la posibilidad de que nazcan nuevas pulgas de los huevos dejados por las anteriores, por lo que se tendría que estar constantemente “despulgando” al perro hasta que haya pasado el tiempo máximo de vida de un capullo de pulga (alrededor de un año). Como el perro puede adquirir pulgas en varios lugares, esta estrategia se vuelve complicada, por ello lo más recomendable es combinar la eliminación de pulgas vivas con un régimen de limpieza a fin de que los huevos, larvas y capullos no puedan completar su ciclo.

Así pues, se debe mantener siempre lo más limpios posible los espacios que frecuenta el perro, poniendo especial atención a los lugares donde pasa mas tiempo o donde duerme. Por ejemplo si el perro tiene un sillón favorito, se debe mantener limpio.

Remedios contra las pulgas

Ya que se asegura, a través de la limpieza, que las condiciones no son óptimas para el desarrollo de las pulgas, se debe pensar en qué hacer con las pulgas que ya tiene el perro, o bien, cómo deshacerse de aquellas que pudieran infestarlo repentinamente. Para esto existen varios remedios, y sorprendentemente algunos de los más conocidos y utilizados tienen bastante poca eficacia.

Collares antipulgas

Una pulga

Son muy económicos, y funcionan estando impregnados de un compuesto que es repelente para las pulgas, ahuyentándolas. No son muy eficaces porque no matan a la pulga, sino que la obligan a huir, en ocasiones las pulgas pueden infestar a otros perros cercanos, o incluso morder a los humanos. También existen collares de baja calidad que no ahuyentan bien a las pulgas (hemos encontrado infestaciones de pulgas que se refugiaban abajo del collar antipulgas).

Talco antipulgas

Es uno de los remedios más usados, y si bien es inmediatamente tóxico contra las pulgas, también irrita la piel del perro, es difícil de aplicar en perros con pelo largo, y no tiene una larga duración, por lo que una vez disipado el efecto, el perro vuelve a ser vulnerable, especialmente a las pulgas que nacen de los capullos que hayan quedado en sus lugares habituales.

Shampoo antipulgas

Por lo regular no son muy eficaces, ya que al enjuagarlos después del baño se “lava” el efecto antipulgas, si bien las que estaban en el perro mueren; en ocasiones algunas sobreviven al tratamiento.

Tabletas antipulgas

Estas se administran por vía oral y tienen una toxina que únicamente afecta a las pulgas. Al distribuirse por la sangre del perro, cualquier pulga que lo pique absorbe la toxina, que puede tener varios efectos, desde parálisis y muerte para la pulga, hasta la pérdida de su capacidad reproductiva. Dependiendo del efecto de la toxina, el eliminar una infestación existente puede tomar hasta dos semanas, en el caso de que sea un inhibidor reproductivo, pues las pulgas no mueren inmediatamente. Existen algunos productos orales que sí matan a las pulgas. Estos tratamientos normalmente dan protección contra pulgas por 30 días. Productos como Program, Biospot o Sentinel están en esta categoría. Su actuación interrumpe el ciclo de reproducción de las pulgas, ya que las hembras se intoxican y mueren antes de poder poner huevos, o bien pierden su capacidad reproductiva.

Repelentes químicos

Dosificando un preventivo líquido en el lomo de un perro

Estos vienen en varias presentaciones, y en general son muy eficaces, pues son toxinas que afectan únicamente al sistema nervioso de las pulgas sin dañar al perro o a otros animales. Se puede rociar el producto o, en algunas presentaciones, administrarlo en la espalda del perro (de modo que no pueda alcanzarlo o lamerlo). Estos productos se van distribuyendo y absorbiendo en la piel del animal, y al contacto con la misma las pulgas se intoxican y mueren. Su actuación es rápida de forma que también rompen el ciclo de las pulgas, y tienen un periodo de protección hasta de 3 meses. Productos como Frontline, Advantage o Revolution están en esta categoría.

Limpieza y prevención son lo más importante

Independientemente del producto que se utilice para eliminar a las pulgas, siendo los más convenientes los productos químicos, ya sea externos o ingeridos, es muy importante continuar con la estrategia de limpieza y eliminación de posibles lugares de gestación de pulgas. Si se tuvo una infestación de pulgas, se recomienda mantener estos hábitos de limpieza al menos durante seis meses.

Las pulgas prefieren climas templados a calurosos, por lo tanto, cuando es época de calor, es más probable que el perro sea víctima de las pulgas. Se puede utilizar alguno de los productos químicos de larga duración de forma preventiva durante estas épocas, a fin de que, en caso de pulgas, éstas no puedan iniciar su ciclo reproductivo.

¿Dónde conseguirlos?

Como siempre, lo más recomendable antes de administrar cualquier producto químico o tratamiento a un perro, es consultar con el veterinario. La dosis correcta depende de la edad y peso del perro. Sin embargo, si el veterinario recomienda alguno de los remedios “anticuados” (como polvos, talcos, collares, jabones o shampoos), sugerimos ampliamente buscar una segunda opinión, pues los productos químicos recientes son más eficaces, menos tóxicos, y más cómodos tanto para la mascota como para el dueño.

También se recomienda consultar con el veterinario los periodos en que el perro es más susceptible a pulgas, tal vez recomiende el uso preventivo de algún producto.

Estos productos pueden estar disponibles para compra libre en tiendas de mascotas, las dosis varían según el peso del perro. En algunos países estarán disponibles solamente en clínicas veterinarias. Consideramos que vale la pena localizar algunos de los productos más avanzados, incluso si es un poco más costoso o complicado, por las ventajas que tienen sobre los remedios más comunes como los talcos, collares y jabones.

Recuerda, un perro sin pulgas será más feliz y saludable.

Photo credits: cyborgsuzy, Denni Schnapp, Lee J. Haywood and limbic – All published under Creative Commons license at flickr.com. Thanks for making your great pictures available!

Bookmark and Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

© 2008-2011 Vida de Perros is powered by WordPress