Ayuda a un perro, sabemos que esto no cambiará al mundo pero al menos, para ese perro el mundo cambiará por siempre.
Contacta a tu albergue más cercano. Esteriliza a tu mascota.

Esterilización: perros hembras

La conclusión obvia para el control de la sobrepoblación canina es controlar la natalidad y la mejor manera para asegurar que se lleve a cabo es la esterilización. Ya he hablado anteriormente respecto a los problemas que los perros callejeros enfrentan y sobre que estos problemas se extienden a un ámbito de seguridad y salubridad.
En esta entrada voy a discutir los aspectos de la esterilización en perros  hembras, como siempre te recomiendo buscar la mejor atención veterinaria que te sea posible e informarte ampliamente respecto al procedimiento, la preparación y los cuidados que tu mascota va a necesitar.

La esterilización en hembras u  ovariohisterectomía (OVH) es un procedimiento mucho más invasivo que el de esterilización en perros macho ya que es necesario abrir varias capas de piel y músculo, extraer un órgano interno completo y suturar en varias capas tanto internas como externas. Por todo esto los cuidados postoperatorios serán mucho más complejos así que lo más recomendable es que planees intervenir a tu perra en un periodo vacacional para que puedas estar con ella al menos los 4 días posteriores a la operación.
Una ovariohisterectomía (OVH) consiste en la extracción completa del canal reproductivo de la hembra, esto incluye: los ovarios, las trompas de falopio y el útero. Este procedimiento no sólo previene el embarazo, también elimina los ciclos de celo al remover la fuente de producción de las hormonas, estrógenos y progesteronas.

Riesgos:
Como todo procedimiento quirúrgico puede haber riesgos luego de la operación como complicaciones con la anestesia, hemorragias o infección. Estos riesgos son bajos en una esterilización rutinaria pero pueden incrementarse en perras con algún factor preexistente.
En perros esterilizados, tanto machos como hembras, se duplica el riesgo de adquirir osteosarcoma en comparación con perros intactos. También hay un incremento en el riesgo de cáncer en las vías urinarias.
Algunas hembras esterilizadas pueden desarrollar problemas de incontinencia urinaria.

Ventajas:
Una OVH elimina prácticamente toda la reproducción de hormonas y esto es una de las mayores ventajas ya que las hormonas tiene efectos indeseables como los descritos a continuación.

  • Durante el ciclo de celo se originan problemas de higiene y comportamiento. Las perras buscarán de forma activa e insistente a los machos, lo que se traduce en escapes de su casa, poniéndolas en riesgo del tráfico, peleas y otros animales. Es común que cuando una perra entra en celo, alrededor de su casa, se reunan machos, orinando y ensuciando con heces como parte del protocolo de dominación. Aunado a esto está el problema del sangrado que dura entre 4 y 13 días.
  • El cáncer de mama es causado por la producción de estrógenos, también es un factor de tumores malignos en perros. Esterilizar a tu perro antes de su primer celo es la mejor manera de reducir las posibilidades de este tipo de cáncer, los estudios estiman un 0.05% de riesgo en perros operados antes del primer celo, 8% después del primer celo y un 26% después del segundo celo.
  • Hay un riesgo inminente de tumores en los órganos reproductivos que lógicamente se eliminan al realizar una OVH.
  • Muchas hembras tienen infecciones urinarias que pueden ser recurrentes que pueden deberse a una enfermedad uterina llamada piometra y aparecer luego de los ciclos de celo. En esta enfermedad el útero se expande y llena de pus. Si no se detecta a tiempo es una enfermedad mortal y su tratamiento puede requerir el uso de una terapia hormonal cara o recurrir a una OVH muy compleja y riesgosa. En estos casos  los daños a riñones y corazón pueden ser fatales o presentar problemas de por vida, aún al haber extraído el útero infectado.
  • Justo después del ciclo de celo, algunas hembras sufren de embarazos psicológicos, en estos casos, aún sin haber sido montadas, el cuerpo cree que está embarazado gracias a estímulos hormonales incorrectos. La perra puede presentar hinchazón en el abdomen o en las glándulas mamarias e incluso producir leche. En casos extremos las hembras anidan y acurrucan juguetes contra sus cuerpos. Los trastornos en estas hembras no tiene un efecto a largo plazo ya que los efectos desaparecen una vez que las hormonas regresan a sus niveles apropiados pero, en algunos casos, pueden desencadenar mastitis -infección en las glándulas mamarias-, metritis -infección en el útero- o incluso piometra. La esterilización es ámpliamente recomendable para hembras que tienen embarazos psicológicos frecuentes.
  • En los perros el pelaje no crece de manera continua, tienen fases de crecimiento (anágena) y de reposo (telágena). El estrógeno que se incrementa durante el celo, inhibe la fase de crecimiento por lo que la mayoría del pelaje se estanca en la fase de reposo. El pelaje en la fase de reposo se pierde fácilmente pues están apenas anclados. En los ciclos de celo el pelaje de las hembras se vuelve delgado, pierde color e incluso deja parches de piel expuesta. Además, en algunos casos las hembras nunca desarrollan un pelaje normal a causa de los ciclos hormonales.

Cuidados postoperatorios
Sigue las indicaciones de tu veterinario en cuanto a los alimentos y a los medicamentos. Recuerda que una OVH es una operación mayor que involucra penetrar en varias capas de piel y músculo así como retirar un órgano entero. Al mismo tiempo, es difícil mantener el reposo en un perro muy activo y debes considerar que evitar esfuerzos que lleven a romper los puntos de sutura es lo más importante. De otro modo puedes toparte con casos extremos de evisceración que deberán atenderse de inmediato.
En este sentido, es el dolor el que le indica a un perro a mantenerse tranquilo, así que consulta con tu veterinario la posibilidad de reducir o retirar los analgésicos en caso de que tu perra esté muy activa, como una forma de obligarla  permanecer en reposo. Usa un collar isabelino para evitar que se lama o arranque los puntos.
Una vez que tu perra llegue a casa, lo más importante es mantenerla tranquila y cómoda durante las primeras 24 a 26 horas. Una cobija o cama a las que esté acostumbrada y una temperatura templada serán piezas claves de la recuperación. Es muy probable que prefiera dormir y descansar a que la estés acariciando, en algunos casos no querrá que la toque ya que se siente herida, pero tenerte cerca seguramente será tranquilizante.
En un par de días tu perra debe sentirse lo suficientemente bien como par querer salir a caminar y en los cuatro días siguientes a la operación vas a necesitar mucha paciencia e ingenio para tratar de controlarla ya que en al menos 10 o 14 días no debe correr, brincar o jugar brusco.
Debes revisar la incisión y costuras diariamente para ver que no tengan ningún síntoma de infección o inflamación. En caso de que veas algún fluido o enrojecimiento llama a tu veterinario.
Usualmente en 15 días tendrás que llevarla a revisión para que remuevan los puntos y la den de alta. Las costuras internas se absorben durante los 6 meses siguientes.

Una esterilización en hembras tiene muchas ventajas que van desde razones médicas al control del problema de la sobrepoblación canina. Como dueño consciente se puede decidir simplemente no cruzar a la hembra y evitar la sobrepoblación sin necesidad de una OVH, pero al realizarla hay también una ganancia de calidad de vida y longevidad. Como siempre, evita los riesgos innecesarios informándote y buscando opiniones de veterinarios calificados antes de realizar cualquier intervención.

Fotos encontradas en Creative Commons de Flickr, son de Dog-Farm, ten safe frogs y skittles2k6.

Pretextos tontos para cruzar a tu perro.

Ilustraciones de Shmoomeema en flickr.com creative commons.

[Una vez que mis hijos presenciaron el milagro de la vida, llevamos a los cachorros a un albergue para que pudieran encontrar buenas casas.]

[Como tiene pedigree haremos una fortuna vendiendo sus cachorros.]

[Tienes que cruzarlos al menos una vez.]

Esterilización: perros machos.

De una forma u otra, a todos nos afecta la sobrepoblación animal. No es solo el ver a los animales en las calles, desnutridos y moribundos, también es un problema de salubridad y bienestar. Mientras más grande sea la población de animales abandonados y no deseados, mayor será el índice de rabia, mordidas de perros, ataques de gatos, accidentes de auto o abuso animal.
Cada año cientos de perros llegan a albergues o a centros antirrábicos y sólo un 15% de ellos es adoptado o regresado a sus dueños. El resto tiene que sacrificarse. Todo este proceso requiere organización y dinero, dinero que a fin de cuentas sale de nuestros impuestos así que aunque no te gusten los animales y jamás hayas tenido mascotas, aún así el problema también es tuyo.

Pero todo esto tiene una solución aplicable y realista: la esterilización.

¿Cómo es la esterilización en perros machos?
Técnicamente, la esterilización para perros machos consiste en remover los testículos y también se conoce como castración. Es mejor realizar este procedimiento en perros jóvenes pero  por su bajo riesgo es factible llevarla a cabo incluso a los 7 u 8 años de edad.

El mayor beneficio para tu perro es que ya no será susceptible al cáncer testicular o de próstata. Una esterilización temprana también elimina el riesgo de hernias perineales y tumores en el pene. Un perro esterilizado será menos propenso a vagar por las calles o escapar de casa y correr el riesgo de ser atropellado. También tiene un carácter más estable ya que sus niveles hormonales se mantienen constantes. En general será más longevo y sano.

La esterilización en perros machos incluso ayudará a disminuir la necesidad de marcar el territorio, incluyendo las áreas internas de la casa y disminuye también la agresividad al eliminar la producción de testosterona. Un perro que fue esterilizado joven será mucho más tranquilo dentro y fuera de la casa. No necesitará buscar una pareja, reduciendo riesgos de accidentes en la calle por autos, peleas con otros machos o de extravío.

Mi recomendación es hacerle el procedimiento a tu perro en el mejor lugar posible. Puede ser caro, pero vas a evitar gastos posteriores en caso de una complicación. Infórmate bien antes de realizar la operación, sobre todo acerca de los cuidados que tú deberás darle a tu perro una vez que regrese a casa.

El procedimiento para machos es como sigue: (el procedimiento aquí descrito puede cambiar según necesidades individuales)
Normalmente el veterinario va a pedirte que mantengas a tu perro en un ayuno de 12 horas antes de la operación. Justo antes de la operación se le da un agente pre-anestésico y se le inyecta una anestesia ligera. A continuación se le inserta un tubo, por la tráquea, de anestesia en gas para mantener el nivel necesario durante la cirugía. Una vez que el perro está inconsciente el veterinario o algún enfermero rasura y desinfecta la zona de la incisión. Durante la operación los signos vitales de la mascota son monitoreados y tanto el instrumental como los veterinarios deberán observar una higiene absoluta.

La esterilización de machos (o castración) es un procedimiento sencillo. Se hace una incisión de entre 2 y 4 cm. en la piel frente al escroto, se prensan con tenazas las venas y arterias que alimentan de sangre a los testículos y se suturan permanentemente. Posteriormente se remueven los testículos cortándolos. La incisión se cierra con una sutura. Aunque el perro estará consciente en un par de horas generalmente se quedará toda la noche con el veterinario.

Al regresa a casa te van a recomendar reposo moderado por los próximos 8 a 10 días así como una receta de antibióticos para prevenir cualquier infección. NOTA: No debe existir ningún tipo de descarga de fluidos provenientes de la incisión, de ser así ve de inmediato con tu veterinario. Normalmente los machos pueden salir a caminar con correa, debes evitar correr con ellos o que hagan actividades bruscas ya que pueden abrir las costuras. Si tu perro recién operado debe permanecer solo en casa sin vigilancia, te recomendamos el uso de un cono (o collar isabelino) para evitar que arranque o deshaga las costuras ya que le van a provocar comezón.

En un lapso de 8 a 10 días la incisión deberá estar completamente cerrada y cicatrizada. Las costuras deberán ser removidas por el veterinario a menos de que se disuelvan solas. En este punto deberás llevar a tu perro a una revisión para que sea dado de alta. Normalmente es recomendable llevarlo a otra revisión al año de la operación.

Respuestas a comentarios frecuentes:

  • Pero engordan, ¿no?

No. Los perros esterilizados no suben de peso ni se vuelven flojos mientras no los sobre alimentes y los sigas ejercitando, es decir, no les cambies el régimen de vida ni las costumbres de juego y ejercicio. Recuerda que todos los perros necesitan mucho ejercicio y de manera constante.

  • ¿Les cambia el carácter?

En caso de que haya un cambio será para mejorar. Tu perro será menos agresivo y tendrá una mejor personalidad.

  • Me preocupa que mi perro sea anestesiado.

Es cierto que hay riesgos pero las anestesias usadas por veterinarios están hechas especialmente para perros. Un buen veterinario te va a sugerir hacerle un checkup completo a tu perro antes de cualquier cirugía, aún si se trata de una limpieza dental. Este puede ser un buen parámetro para definir si el lugar donde vas a operarlo es de confiar o no. Muchos veterinarios ya usan equipo especializado como monitores cardíacos y de ritmos respiratorios para segurar el bienestar de tu perro.

Una esterilización es un procedimiento que se realiza una única vez así que sé exigente, no escatimes y asegúrate que sea realizado a la perfección.

Pictures downloaded from Flickr Creative Commons, by Usonian & Janinephoto.

¡Dios mío se están peleando!

Es común ver perros jugando tan bruscamente que es fácil pensar que están a punto de iniciar una pelea. ¿Cómo saber que sólo es un juego? ¿Qué hacer si es un pleito?
La respuesta es más sencilla de lo que crees. Lo más importante es que conozcas y asumas a tu perro. Los hay juguetones y sociables por naturaleza y los hay peleoneros y  territoriales. Si sabes que tu perro es pésimo en las relaciones sociales  y cada vez que le sueltas la correa le salta encima al perro más cercano, lo siento pero tienes que ser un dueño realista y aceptar que a menos de que no haya perros a tres kilómetros a la redonda, tu perro no va a poder estar suelto.
Tu perro es tu responsabilidad y debes asumirla tanto en encuentros con otros perros como con humanos. Piensa que no todo mundo es tan apasionado como tú con los perros. Simplemente no a todo mundo -otros perros incluidos- tiene que gustarle, adorar y querer a tu amigo inseparable de la misma manera que lo haces tú. También te sugerimos no llevar a perritas en celo a los parques donde haya grupos de perros jugando. No sólo será incomodo para ti y para ella sino que puedes originar pleitos de competencia entre los machos presentes.

Una vez asumido esto, parte de tu solución radica en la educación de obediencia que tenga tu perro. Si tu perro ve a otro y se lanza sobre él sin hacer caso a tu orden de ¡Alto!, no está bien educado. Si puedes controlar este primer encuentro entre tu perro y otro, así como el entorno en el que se dé – parque, calle, casa- tendrás el inicio de una relación sociable. Controlar el entorno se refiere a evitar que haya juguetes o comida, dos factores que pueden iniciar un pleito fácilmente.

Hay perros que juegan bruscamente, el juego puede incluir gruñidos, mordidas y rasguños ligeros, todo esto depende del perro. Si tu perro es brusco para jugar enséñale y practica órdenes como: ¡tranquilo! y ¡más suave!
Mi gran danés es sociable pero también es pesada así que puede pisar sin querer y lastimar a perros más pequeños, con perros de talla mediana o grande brinca y choca al estilo quarterback y es solo juego, pero sé que si gruñe es un aviso de : -Ya no te aguanto y si sigues sobre mí te voy a morder. Este es el momento de alejarla del otro perro y dejar que las cosas se enfríen.
Sé que mi dálmata va a tratar de dominar a perros más pequeños que ella pero es sumisa con los más grandes así que la controlo con schnauzers o malteses.
Sé que mi bouvier no puede convivir más que con  nuestra jauría, así que siempre está con correa.

Pero ¿y si se pelean? ¿qué hago? Tienes un objetivo: terminar el pleito lo antes posible SIN que te muerdan.
La realidad es que en un pleito hay tal liberación de adrenalina que tu perro se vuelve ciego y sordo a todo lo que no sea atacar al otro. Recuerda que entran en modo supervivencia así que no pierdas tiempo gritando, pegándoles o metiéndote entre ellos, probablemente en ese momento ni siquiera tendrán consciencia de que te están lastimando.
Recuerda, no entres en pánico, tienes un objetivo: terminar el pleito lo antes posible SIN que te muerdan. Hay un método que te garantiza terminar el pleito de inmediato, consiste en quitarles “el piso”, es decir el apoyo.
El mejor escenario es cuando hay dos perros en pleito y dos dueños. En este caso, cada uno sujete firmemente las patas traseras de uno de los perros, levántenlas y jálenlos uno lejos del otro. Tiene que ser un movimiento rápido y fuerte para que la sorpresa rompa el “modo pelea”. Mientras los jalan hacia atrás también deberán girar a los perros de forma circular, pero no muy rápido para que el perro pueda mantener el equilibrio en las patas delanteras. Este movimiento circular previene que el perro se volteé y te muerda pues estará tratando de equilibrarse y no caer. Una vez separados tienes que alejarlos y mantenerlos contenidos -en un cuarto aparte o con la correa- hasta que se hayan tranquilizado por completo.

Este mismo procedimiento puede hacerse si estás solo. Utiliza la correa y haz una gaza corrediza insertando un extremo por el mango, con esta amarra las patas traseras de uno de los perros, ata el otro extremo fuertemente a un auto, una barda, un poste, algo que te sirva de ancla. Ve a la parte trasera del otro perro y realiza el mismo procedimiento arriba mencionado.

Recuerda siempre permitir que los perros involucrados en el pleito se calmen un poco antes de revisar si están lastimados, y permitir que se calmen por completo antes de volver a dejarlos convivir con otros perros.

La primera vez que va a casa.

Planifica: trata de que la primera vez que lleves a casa a tu nuevo perro sea un fin de semana o en vacaciones, así podrás estar con él al menos un par de días y lograr crear un vínculo mucho más fuerte desde un inicio. Durante estos primeros días trata de que tus salidas de casa sean lo más cortas posibles.

Antes de llevar a tu perro a casa por primera vez: paséalo. Las caminatas no son sólo ejercicio que cansará un poco a tu perro y le quitará la ansiedad lógica que provoca un cambio. Caminar con tu perro es una herramienta muy útil porque estarás estableciendo lazos de liderazgo y confianza. Un perro sigue naturalmente a su líder, así que desde el inicio le estás diciendo que eres tú quien va a establecer las normas; pero recuerda que también tienes que dale tiempo para oler y desestresarse. Un buen líder es un líder bueno y flexible.
Si ya tienes un perro en casa: aprovecha el paseo para presentarlos, así se conocerán en un terreno neutro y tu podrás controlar sus reacciones. De preferencia caminen juntos, como grupo, rumbo a casa así los perros se acostumbrarán a la presencia del otro.

Recuerda mantener las jerarquías: en el mundo animal el respeto se gana a golpes y lo que menos quieres es tener un pleito con tu perro recién llegado. Al llegar a casa permite a tu perro viejo entrar primero y al nuevo después. Una vez dentro sepáralos de inmediato y deja que el perro nuevo explore su nuevo entorno solo. Lo más recomendable es limitar el espacio de acceso de tu perro nuevo a un solo cuarto –o patio- para que se acostumbre a los olores y sonidos de la casa. Déjalo allí unos 15 minutos antes de presentarle el resto de la casa o a las personas que allí viven.

Toma tu tiempo y ve presentándole poco a poco cada nuevo lugar. Termina por ofrecerle agua, comida y por enseñarle su espacio, es decir, su cama, jaula o el lugar donde va a dormir.

Te recomendamos no dejar solos a tus perros – si tienes más de dos- al menos durante los primeros días, hasta que estés seguro de que su relación sea cordial. No te desilusiones ni te asustes si hay pleitos pero prepárate para ellos, ten a la mano agua o una correa para poder separarlos, no pierdas la calma ni les grites. Es un proceso natural donde están definiendo quién de ellos será el dominante y recuerda que el perro más fuerte y joven siempre ganará, sin importar si es el nuevo o no en la casa. Una buena manera de que ahorrarte problemas es que seas tú quien establezca las jerarquías. Dale primero de comer al perro dominante, también saludalo y dale premios antes que a otro. En todo momento dale al perro dominante la preferencia.

Los perros saben convivir naturalmente en jauría y se van a acoplar sin duda unos a otros pero esto va a llevar tiempo. Mientras más caminen y hagan actividades juntos más rápido y sencillo será su acoplamiento.
Esto mismo se aplica a un perro único, mientras más tiempo pase contigo haciendo actividades diversas, más pronto ganará confianza y se acostumbrará a su nueva vida.

Pictures from Flickr Creative Commons, taken by: lloyd, anetz, Brandawg, DCMatt & Claudecf.

Consejos de adopción:

Tomaste la decisión de adoptar un perro y encontraste a tu mascota perfecta ¡felicidades! Pero ¿qué hacer  para lograr que la adopción salga de maravilla? En Consejos de Adopción te vamos a dar tips para que el proceso de adaptación de tu mascota sea fácil y sin complicaciones.

Esta sección está inspirada en “Tips On Bringing Home A Shelter Dog” publicado en Dogste.com. Para ver el artículo original ve a: http://dogblog.dogster.com/2008/10/27/tips-on-bringing-home-a-shelter-dog/

Antes que nada, tienes que tomar una decisión consciente y establecer las reglas sobre el cuidado del perro, plantéate las siguientes preguntas: ¿va a poder subir a los sillones, la cama y entrar a todos los cuartos de la casa? ¿dónde va a dormir y a comer? ¿a qué hora voy a sacarlo de paseo? ¿cómo va a cambiar mi vida el tener una mascota?
Es necesario que también consideres que perros rescatados y ofrecidos en adopción pueden tener “equipaje”, es decir, pueden tener malos hábitos, algunas fobias, depresiones o problemas de agresión. Todo esto puede trabajarse y rehabilitarse pero necesitará de tu paciencia y entrega.
Pero no te asustes ni te desilusiones. Pocos animales son tan cariñosos e incondicionales como los perros de rescate. Piénsalo así: todos agradecemos una segunda oportunidad y un perro que ha vivido la inseguridad, el hambre y la soledad de las calles la va a apreciar aún más. Ver como un perro callejero se convierte en un perro feliz, seguro de si mismo, juguetón y cariñoso es una satisfacción comparable a pocas cosas en la vida. Yo lo sé porque lo he vivido en persona con perros que he rescatado de las calles y colocado en hogares permanentes.

Los perros son animales de grupo por esto es que son la mascota ideal para mantener en familia. Cuando están en las calles de las ciudades generalmente están solos y esto va en contra con su naturaleza y sólo este hecho daña su espíritu a tal grado que el miedo, tristeza y desconfianza se manifiestan. En cuanto llegan a un nuevo hogar y comienzan a establecer rutinas todos estos rasgos se corrigen, sin embargo no esperes un cambio inmediato, dale al menos un mes antes de sacar malas conclusiones.

En esta sección vamos a ofrecerte una guía para ayudarlos a ti y a tu perro a iniciar su relación con la pata derecha, vamos a publicarlos frecuentemente así que no dejes de leernos. Si tienes alguna duda usa nuestra forma de contacto o de comentarios para hacérnosla llegar.

Some pictures by My_Boy_Dodger

Nuestra mascota…

Aullido es un Bouvier de Flandes, una raza gigante rara en la Ciudad de México, originaria de la parte flamenca de Bélgica.  Se caracteriza por su pelaje lanudo y resistente, así como por su territorialidad.

Mi veterinaria de cabecera encontró a Aullido vagando por la zona sur de la ciudad en junio de 2007, le sorprendió ver vagando por las calles a un perro así, ya que normalmente estos perros sólo se consiguen por trato directo con criadores y por sus características y talla gigante pocos deciden adquirirlos. Se acercó a él y al subirlo al auto se dio cuenta de que era dócil, obediente y bastante bien portado. En algún momento alguien debió quererlo o al menos invirtió en él pues tiene corte de cola y orejas y una obediencia básica impecable.

La historia de cómo acabó en las calles y de lo que allí vivió jamás la sabremos y por suerte no dejo secuelas graves en él. Yo lo conocí un mes después, cuando una de mis perritas fue a una revisión y de inmediato quise adoptarlo, los culpables fueron sus ojos grandes y redondos que en ese momento me parecieron los más tristes del mundo.

Lo presentamos a mis dos perritas en un parque -territorio neutro- y una vez en casa comenzamos a darle los cuidados de recuperación que necesitaba porque llegó en un estado deplorable. Fue necesario raparlo, su pelaje era insalvable, y fue entonces cuando descubrimos el grado de malnutrición que tenía, su peso estaba al rededor de los 20 kilos, la veterinaria que lo rapó le calculó en ese momento al rededor de 10 años de edad. Otro de los problemas que traía y que podría haber sido grave era deshidratanción, su orina era muy concentrada y de un naranja rojizo que nos hizo pensar en que problemas renales.

Luego de un par de semanas, ya con un peso en ruta de recuperarse y con una producción de orina mucho más normal que descartaba el problema renal, al estar seguros de que estaba en condiciones, lo esterilizamos.

Con el paso del tiempo, fue ganado peso y recuperando pelo, también, cada día que pasaba se habituaba más a su nuevo entorno y a su nueva familia. Los perros son animales de hábito y en la medida en que Aullido logro establecer una rutina su mirada se volvió dulce, contenta y su carácter mucho más relajado. Recuerdo que fue hasta la tercer semana que su sueño se volvió profundo en lugar de despertar al menor ruido. En su última revisión le calcularon 7 años de edad, ¡así de recuperado estaba!

Hace un año y 2 meses que Aullido es parte de nuestra familia. Hoy es un perro distinto al que llego, es un perro que se sabe querido y a salvo, es un perro feliz.

Esta es nuestra primer historia de adopción exitosa y por esto escogimos a Aullido como la mascota del sitio.

Adopción, esterilización: soluciones a un gran problema

La única forma de lograr que la raza humana tenga la oportunidad de sobrevivir dejando un legado útil para nuestro querido planeta y hogar es comprometerse personalmente a ser parte de la solución y no parte del problema.
Con *solución* me refiero a todo tema realmente importante, ya sea calentamiento global, enfermedades, niños abusados, crueldad animal y en el caso específico de este sitio: control de la población canina.

Estoy completamente de acuerdo en que los cachorritos son una de las cosas más tiernas y adorables sobre la tierra, pero es idiota cruzar a tu perro siendo esta la única razón. De hecho, a menos de que tu perro sea un campeón de raza, es completamente injustificado cruzarlo, mucho menos si lo haces sin conocer las enfermedades y rasgos genéticos de la pareja que escojas. Sólo un experto creador conoce todo lo que involucra una cruza sana.
También he escuchado en múltiples ocasiones el razonamiento de que se debe dejar  a tu mascota tener al menos una camada para satisfacer su instinto materno. ¡Por favor! tenemos que dejar de humanizar a los animales, con actitudes así les hacemos más daño que bienestar y lo único que logramos es no sólo dañar a nuestras mascotas sino hacer un daño al balance de la naturaleza.
La gente argumenta normalmente – y esto es mucho más común en los países del tercer mundo-, al hablar de esterilización, que no es “natural” para los perros que quedan “incompletos”. Creo que puedo entender la parte de lo “no natural” pero es debatible cuando piensas que los perros, como especie natural han sido domesticados, transformados e inventados por nosotros los humanos al extremo de su realidad actual: perros callejeros, perros abusados, perros violentos, perros que mueren de hambre o atropellados.

El origen de estos perros es la irresponsabilidad. En algún momento dueños irresponsables tuvieron la brillante idea de adquirir un cachorrito sin tener el conocimiento de lo que significa ser un dueño, sin tomar en cuenta las necesidades específicas del tipo de raza o la responsabilidad a largo plazo que involucra.

Los cachorros son adorables pero también un torbellino. Un perro adulto es divertido y un compañero incondicional pero si no tiene buenas bases de educación y obediencia, paseos diarios y la alimentación adecuada, así como cuidados y espacio vital suficientes, puede desarrollar problemas de agresividad o enfermedades. Un perro mayor normalmente necesita mayores cuidados debido a su edad, pero luego de una vida de lealtad y amor hacia sus dueños creo que son más que merecidos.

Un dueño responsable es aquel que investiga a fondo las características y necesidades específicas de la raza y se fija en su propio estilo de vida antes de adquirir un perro. Un dueño responsable jamás va a deshacerse de su perro por razones de su propia conveniencia. Un dueño responsable llega a casa luego de un día largo y difícil, frustrado y cansado, con ganas de nada más que dormir y olvidar al mundo, y sin embargo va a llevar de paseo a su perro y no va a desquitarse con él.

La manera de solucionar este problema es ser consciente y responsable. Si en verdad quieres un perro, antes que nada sé consciente, investiga, ten en cuanta que va a compartir tu vida al menos por 10 o 15 y en cuanto sea propicio esterilizarlo.
Si buscas un cachorrito no compres uno, adóptalo. Si no quieres pasar por todo el arduo camino de educar a un cachorrito adopta a un perro adulto. Si necesitas a un compañero tranquilo adopta a un perro mayor.
Puedes adoptar a un perro criollo, puedes adoptar un perro de raza, puedes encontrar perros en adopción desde cualquier edad y tamaño. La palabra clave es adoptar.
Ayuda a perros callejeros, trata de encontrarles un hogar permanente. Trata de llevarlos a un albergue. Trata de esterilizarlos. Lo principal es rescatarlos de la calle y ayudar en todo lo posible para solucionar el problema de la reproducción sin control.

Pero lo más importante de todo es que seas sincero contigo mismo, si tienes un perro cuídalo. Si planeas tener uno primero pregúntate si realmente vas a poder cuidarlo. Finalmente, adopta, no compres y jamás cruces a tu perro por razones absurdas y sin un control médico adecuado.

Conviértete en un mejor dueño, en una mejor persona.

Conviértete en parte de la solución y no en parte del problema.

© 2008-2011 Vida de Perros is powered by WordPress